¿Querés compartir con tu audiencia tus conocimientos más relevantes, la historia de tu marca, así como todos sus beneficios?

Seguro que sí. Sin embargo, recordá que tus clientes potenciales no desean gastar su tiempo en algo que no sea de interés o beneficio para ellos. Eso no quiere decir que sea imposible contarles sobre tu marca, sólo que debés adaptarlo a tu audiencia.

Es aquí cuando las herramientas como Newsletter se vuelven muy eficaces para:

  • Atraer prospectos de mayor calidad.
  • Crear conciencia de marca.
  • Educar sobre producto.
  • Mostrar los beneficios.

Hoy en día existen muchas herramientas para la creación de Newsletter, algunas de nuestras favoritas por su fácil uso son:

Podés tomar esta decisión basada en su interfaz, costos y el tamaño de tu base de datos.

Una vez que tengás definido con qué herramienta harás el envío, es necesario seguir estos 6 pasos:

1. Seleccioná los temas de los que tratará

Antes de comenzar debés recordar que a diferencia de una campaña de emailing, el Newsletter tiene el objetivo de tener informados a tus clientes potenciales sobre la marca y los temas que les interesan o puedan afectar. Este tiene una fecha determinada de envío, es constante y se enviará durante toda la etapa que la empresa lo deseé.

           Emplear los temas de interés como:

  • Actualidad (información de la industria).
  • Nuevos lanzamientos.
  • Opiniones relevantes de expertos.
  • Estadísticas.

2. ¿Qué incluir en el Newsletter?

  • Secciones claras y separadas de información (los temas seleccionados).
  • Cada sección puede tener su propio tono de comunicación, como pasa en los periódicos.
  • Las notas deberán estar albergadas en tu sitio web y éstas contener enlaces externos o citas de las fuentes de información.
  • Títulos atractivos que no pasen los 60 caracteres.
  • Diseño simple y fácil de leer. Los mails en HTML serán una buena opción si tienen un gran diseño.
  • Íconos de redes sociales.
  • Ícono de compartir.
  • Un pie de página.

3. ¿Qué debo evitar?

  • Que parezca un cupón de descuento o un mail publicitario.
  • Información poco concisa o inútil al lector.
  • Demasiada información.
  • Diseños complejos y que cambien constantemente.

4. Diseña tu Newsletter

Cuando estamos diseñando un Newsletter con algún cliente siempre nos gusta hacer un sencillo ejercicio dónde les pedimos que lo visualicen como una radiografía. Una radiografía es un estudio en imágenes que permite analizar las estructuras del cuerpo y así encontrar algún problema o corroborar que todo esté en orden de acuerdo a su función.

Esto mismo te pedimos que hagás cada vez que te encontrés con un Newsletter. Imaginá que el diseño no existe y analiza qué y para qué existen las partes o conceptos que lo componen.

Si sos nuevo en la creación de Newsletter quizá valga la pena que comencés el ciclo al revés, primero visualizá las partes que debe contener tu radiografía, y luego pasá tu idea a tu experto en diseño gráfico, él sabrá cómo hacer que luzca más atractivo a tus clientes.

5. Prepará su envío

Para preparar un envío es muy importante que considerés el mejor horario para la apertura de estos, y que entendás que en un comienzo será una hipótesis que deberás probar.

  • Los envíos por las mañanas suelen ser muy útiles para la mayoría de las industrias y sus lectores, aunque también nos hemos encontrado con empresas que les funciona muy bien hacer envíos por la noche (sectores de belleza femenina) o envíos los sábados en la mañana.
  • No olvidés hacer un A/B Testing de Subject o Diseño.

Algunas herramientas te permiten hacer un primer envío a un porcentaje pequeño de tu base de datos. Una vez que se obtienen esos resultados en las primeras horas, te permite entonces hacer el segundo envío con el título o diseño que tuvo una mejor tasa de apertura y reacción.

6. ¿Qué evaluar después del envío?

No te olvidés que la clave para entender y conocer de forma profunda a tu cliente, siempre estará en las métricas, así que después de cada envío es importante que pongás atención en los siguientes datos:

  • Total de tasas de apertura / apertura.
  • Total de clics / porcentaje de clics.
  • Hacia adelante.
  • Tasa de lectura.
  • Visitantes del sitio web.
  • Porcentaje de rebote.

Pareciera que escribir un boletín es una tarea muy complicada, pero la verdad es que es una forma muy sencilla de mantener informados a tus clientes potenciales. Además, una vez definida tu plantilla, será más sencillo diseñar la información. Así que contanos ¿Qué incluirías en tu próximo Newsletter?

Recordá que si necesitás ayuda con este u otros temas de marketing digital el equipo de 1NA Digital está para ayudar a tu negocio a crecer. Contactanos.