La automatización ha permitido agilizar las interacciones entre las compañías y sus clientes, muy especialmente en aquellas con cantidades importantes de usuarios con necesidades de respuestas inmediatas.

Hoy queremos compartirte algunos detalles importantes para que adquirás nuevos conocimientos en el tema.

Uno de los principales cambios que nos ha dejado esto de las redes sociales, es la cultura de consumo centrada en “el ahora”, el cliente realiza una búsqueda y espera que sea de inmediato que se le atienda, sabe y es consciente del poder de su opinión. En base a esta premisa, los chatbots se convierten en herramientas que permiten agilizar esos periodos de respuesta.

Definamos que es un chatbot:

Un chatbot es un programa informático con el que es posible mantener una conversación, tanto si queremos pedirle algún tipo de información o que lleve a cabo una acción.

Los chatbots incorporan sistemas de inteligencia artificial. Por tanto, tienen la posibilidad de aprender sobre nuestros gustos y preferencias con el paso del tiempo. Siri, por ejemplo, funciona a gracias a este sistema.

Chatbots según las interacciones:

De manera muy general, podemos agruparlos en interacciones de intención, de flujo o un híbrido de ambas:

  • De intención: Buscan resolver las dudas de los usuarios de forma individual. Cada pregunta que se responde al usuario, representa una pista más de aprendizaje sobre su conducta.

  • De flujo: Guía a los usuarios a través de un flujo predefinido por la empresa.

Chatbots según tus objetivos:

Podemos agruparlos en tres grandes bloques según el objetivo de:

Incentivar ventas: en este caso, el modelo conversacional guía a las personas en la selección, búsqueda y compra de productos y servicios de nuestra marca.

Optimizar la atención del cliente: mediante la resolución de dudas y quejas, de forma rápida y con el objetivo de agilizar gestiones a los usuarios.

Generar contenido: facilitando el acceso a actualizaciones periódicas a modo de alerta o mediante el envío de mensajes personalizados en base a la conversación mantenida previamente con el chatbot.


LEER NOTA: El email marketing puede afianzar la relación con tus clientes


¿Sos curioso y querés construir tu propio chatbot?

Aunque no tengás conocimientos en código o lenguaje artificial, podés desarrollar uno, algunas herramientas te permiten crear sencillos chats conversacionales sin llegar a escribir ni una sóla línea de código. Dale una ojeada a estos links:  Api.ai,  Wit.ai, Smooch.

En conclusión, es momento de que le des una oportunidad a los chatbots para mejorar la experiencia de tus clientes en tu sitio web o redes sociales. Desde la redacción de 1NA, queremos saber tu opinión. Contanos qué opinás de los chatbots.