En marketing hablamos todo el tiempo de estrategias, objetivos, tácticas, pruebas, conversiones. Sin embargo, a la hora de hacerlos a veces es muy complicado por una sencilla y simple razón:  No existe un plan y sin un plan no hay forma de cumplir objetivos y mucho menos escalar tu negocio al nivel que tanto deseás.

Te recomendamos te preparés tu bebida favorita, te pongás cómodo, busqués un cuaderno y leás con atención.

¿Qué es un plan de marketing?

Consiste en un documento escrito que tiene como objetivo definir: la situación actual de la empresa, análisis de dicha situación, planteamiento de objetivos SMART, estrategias proyectadas para llegar a dichos objetivos y los programas clave a implementarse para el cumplimiento de los objetivos.

Es una herramienta vital para establecer un histórico de acciones realizadas ante los retos de la empresa, así como trazar el camino a seguir durante determinado periodo.

¿Qué puntos debo considerar para hacer mi plan de marketing?

 

1. Análisis de la situación actual:

Nuestro objetivo en esta etapa es definir en dónde está parada la empresa, qué acciones lleva a cabo hoy en día y qué variables podrían afectar en el futuro derivadas del ambiente externo o de la competencia.

La herramienta usada de forma más común es el análisis FODA, que permite definir de forma puntual y sencilla lo que sucede.


 

2.Fijación de objetivos: 

Una vez que hemos analizado las distintas variables opciones y caminos que nos definen en el día a día, es momento de concentrarnos en definir a dónde queremos llegar. Debés ser muy realista en esta etapa del plan. Es decir, si tus ventas en los últimos años han tenido un incremento anual del 0.02% decir que querés incrementarlas en un 100% es algo difícil de lograrse (no imposible), así que para que no se conviertan estos objetivos en fábulas, te recomendamos sigás los siguientes tips:

  • Específico: El objetivo debe ser lo más concreto posible. Cualquier persona que sepa tu objetivo debe saber qué es exactamente lo que pretendés hacer y cómo.
  • Medible: El objetivo debe ser medible, por lo que ha de ser una meta cuantificable. En algunos casos es complicado, pero debe ser medible para poder analizar nuestras estrategias.
  • Alcanzable: El objetivo debe ser ambicioso, un reto para nosotros pero posible. Hay que dar la posibilidad de reajustar los objetivos si hay cambios en el entorno.
  • Relevante: Debemos tener objetivos dentro de nuestras posibilidades (tanto por nuestros recursos disponibles, como por nuestra motivación por lograr dicho objetivo).
  • A tiempo: Hay que tener establecido una línea de temporal, cada objetivo debe estar definido en el tiempo, ya que nos ayudará a marcar las distintas etapas que nos permitirán llegar a la meta propuesta.

También puedes hacer objetivos por área o importancia:

  • Objetivos de venta
  • Objetivos de marca
  • Objetivos de posicionamiento
  • Objetivos de fidelización

 

3. Estrategias de marketing:

Son las acciones que se harán para cumplir los objetivos trazados en el paso anterior. Algunas objetivos requerirán de más de un grupo de acciones, es por eso, que se crean programas clave. A continuación te compartimos las 3 más comunes:

  • Estrategia de Cartera: No todos los productos tienen la misma rentabilidad, ni el mismo potencial. Es por ello, que necesitamos tomar decisiones para priorizar la inversión de recursos.
  • Estrategia de Segmentación: Hemos pasado de la escasez de oferta y opciones, a la saturación. Por tanto, si queremos optimizar nuestros presupuestos de marketing, es necesario dividir el mercado en grupos para  ofrecer una propuesta de valor diferente y que se adapte a cada grupo objetivo.
  • Estrategia de Posicionamiento: Debemos tener en cuenta ciertos aspectos de  cómo saber los atributos que aportan valor a los consumidores, nuestro posicionamiento actual y el de nuestra competencia o el posicionamiento al que aspiramos y su viabilidad.

 

4. Medición de resultados: Es una de las etapas más esperadas, aunque para el equipo de 1NA Digitall este paso debe llevarse a cabo en cada etapa del proceso una vez que está en ejecución. Aquí es donde se define con número qué resultados se obtuvieron y se crea un histórico anual que permita comparar la sensibilidad ante las distintas acciones.

Recordá que este plan debe ser un documento escrito y los objetivos deben ser conocidos por todos los miembros de las áreas que les concierne, así todos caminarán y podrán reconocer el aporte de sus acciones para llegar a la meta.

No olvidés que el equipo de 1NA Digital puede ayudarte a definir e implementar tus estrategias. ¿Estás listo para exponenciar el tamaño de la empresa?. Emprendamos el viaje juntos. Agendá una reunión aquí.