La coordinación estratégica es clave para la relaciones entre departamentos. Marketing y ventas, dos unidades de negocio fundamentales en las empresas y la colaboración entre ambas juega un papel clave para poder escalar. El día de hoy te damos algunas sugerencias para mejorar la vinculación de ambos departamentos.

Antes de iniciar, partamos del hecho de que el equipo de Marketing es quien fija objetivos de atracción de potenciales clientes y maduración de esos leads generados, mientras ventas trabaja en el cierre de esos leads maduros.

Teniendo en cuenta esta definición, iniciemos:

  • Convertí a la tecnología en protagonista ya que, gracias a ella, podemos facilitar el camino entre la relación de ambos. Por ejemplo, un CRM es una de las herramientas claves para ambos departamentos.

  • Durante todo el proceso de entrega de los Leads de marketing, para ventas es necesario que las personas compartan informaciones claves para que el otro equipo pueda trabajar mejor, como el historial de conversiones, emails recibidos y abiertos, etc.

  • Los vendedores pueden informar a los especialistas de marketing sobre qué necesidades encuentran en los clientes: un servicio de atención más visible, una política de devoluciones más sencilla, mayor información sobre el funcionamiento del producto, etc.

  • Por otro lado, el personal de marketing debe informar al de ventas sobre cuáles son los puntos que se busca potenciar en la estrategia de marketing para que los vendedores lo tengan en cuenta en su actividad. Una buena comunicación entre los diferentes departamentos evitará errores o malentendidos.

  • Luego de que las informaciones hayan sido compartidas, el próximo paso es establecer reuniones con una frecuencia determinada. El objetivo de estas reuniones es incentivar la comunicación y colaboración entre los equipos.

  • En conjunto se debe investigar cuáles son los canales de adquisición más baratos y que consiguen generar mejores clientes.

Los desacuerdos que pudieran darse no solo afectan a los departamentos, en mayor medida las discordias afectan al cliente y por ende, a la empresa. En contraste imaginemos a dos equipos que trabajan no en función de sus intereses, sino en los de la empresa,  la unión conlleva al éxito.