El lenguaje desempeña un rol determinante para la socialización y transmisión de la cultura, creando realidades y formando identidades. Su uso adecuado, a través de un lenguaje inclusivo, puede promover cambios positivos entre las personas logrando que actitudes sexistas y discriminatorias se conviertan en prácticas equitativas, respetuosas e inclusivas que visibilicen la presencia de la mujer.

Es por eso que hoy queremos compartirte algunas sugerencias para redactar y comunicar de una manera más inclusiva. Antes de ir a los tips aclaramos qué es el lenguaje exclusivo: conocido como lenguaje incluyente, lenguaje igualitario o lenguaje no sexista, el lenguaje inclusivo es una práctica lingüística que, además, de evitar ser sexista, incorpora a lo femenino, lo masculino y otras entidades.

7 sugerencias para el lenguaje inclusivo:


– Debemos hacer el esfuerzo de nombrar las cosas en femenino: niño, niña, usuario, usuaria, médico, médica, juez, jueza.

– En el uso de nombres colectivos, utilizar aquellos que incluyen ambos géneros. Por ejemplo, en lugar de usar alumnos, utilizar el alumnado, en lugar de los funcionarios, usar el funcionariado…

-No hacer  uso de “el hombre” como representación de las personas, usar “personas”, “ser humano”, “la humanidad” o “la especie humana”.

-Evitar el uso del signo @, ya que no es lingüístico y además es impronunciable.

-En el uso de pronombres, evitar usar la versión masculina “todos, varios, muchos” y usar “todas las personas”, “un conjunto de”, “gran cantidad de “…

-Usar la palabra “ persona” para evitar usar el masculino: en lugar de responsable, usar “persona responsable”, no utilizar “interesados”, usar “personas interesadas”, etc.

– El uso de señor se utiliza esté el hombre casado o no, nunca oímos señorito, a no ser que se use de una forma despectiva. En cambio, sí es habitual usar el señorita para referirse a mujeres que no se han casado. Esta distinción es sexista y como tal debe reemplazarse por un lenguaje inclusivo que se define con el uso de señora en todos los casos. “La señora Benito”.

Dos bueno ejemplos:

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) decidió reconocer el lenguaje inclusivo en cualquiera de sus modalidades como recurso válido para utilizar en sus comunicaciones, expedientes, formularios, documentación y producciones de la institución.

Podés leer la guia de lenguaje inclusivo creada por el Banco Central de República Argentina aquí.

Además, te invitamos a darle una ojeada a la guía Si no me nombras, no existo, que busca promover el uso del lenguaje inclusivo en las entidades públicas de Perú, también recoge una definición únicamente enfocada en un uso no sexista.